TANATORIO

Mucho me temo que cuando estés leyendo estas líneas ya sea demasiado tarde para mí, puesto que esto empieza a complicarse demasiado. Estoy ingresada y no sé a qué se debe, bueno... no lo sé porque no me lo quieren decir o diagnosticar, pero ahora que estoy aquí tumbada en la cama y se me van las fuerzas poco a poco creo que empiezo a atar cabos. Las pastillas para la ansiedad que tanto necesitaba no eran el remedio, sino la enfermedad. Está claro que alguien ha modificado la composición de las mismas para que ataquen mi organismo sin dejar rastro alguno que los médicos especialistas puedan ver, pero ya es demasiado tarde para intentar explicarlo, prefiero programar los dos últimos contactos con vosotros para que podáis obtener la información necesaria que ponga al causante de tanto dolor entre rejas.

Seguramente esté en el tanatorio aún, así que dirigíos allí para descubrir el siguiente paso.

Todavía estaréis conmocionados por los recientes descubrimientos y tras averiguaciones varias nos hemos dado cuenta de que cualquier documento oficial, imagen, dato en internet u otra cosa relacionada con el susodicho Ex Director del Sanatorio, ha sido borrada. Apenas aparecía en público, y si lo hacía era con algún tipo de artículo médico que le tapaba el rostro. Además, nadie del pueblo parece haber llegado a verle nunca la cara (o eso dicen...). En definitiva, un auténtico fantasma, pero con estas dos últimas pistas que os dejo, serán las necesarias para dar con él.

Ir arriba